Diseñadores que copian

El sector del diseño gráfico es uno de los más apasionantes y bonitos y también uno de los más complicados y difíciles.
Es de sobra conocido el intrusismo que vivimos en este sector donde “no profesionales” campan a sus anchas fomentando aquello del intrusismo.

Hoy en día, así de entrada, casi cualquiera puede hacer de diseñador gráfico, te bajas un Photoshop y si acaso un Illustrator y sepas o no de diseño, diseñas.
Puedes recurrir al sobrino del vecino de tu cuñada que debido a subir partidas de Playstation (yo juego a Playstation habitualmente) a Youtube sabe hacer rótulos para videos,
este seguro que te hace un logotipo, o en otro caso habitual, el del señor o señora que quiso ser diseñador pero que trabaja en una fábrica y sabe hacer fotomontajes
y te diseña la carta de un restaurante, a su manera, no vamos a entrar en detalles, pero la diseña, y con esa acción viene la reacción: un diseñador profesional
pierde un posible cliente y el cliente pierde la oportunidad de tener un trabajo estudiado y personalizado para su negocio que lo ayude a destacar.

Al margen de este tipo de casos todavía podemos rizar el rizo, y con el balón en nuestro tejado, que es casi peor, cuando un diseñador -supuestamente- profesional
se dedica a vender su trabajo como “lo más”, gana dinero por ello y ademas, resulta que ese trabajo es un plagio o está realizado directamente con un recurso comprado
en internet en cualquier plataforma de banco de recursos.

Me refiero a diseñadores que plantan en sus webs, por ejemplo, un trabajo realizado para una multinacional con una bonita ilustración
isométrica vectorial la cuál se han descargado de Shutterstock, un caso de ejemplo pero real que evidentemente no voy a mostrar.
Otro ejemplo, y también real, es cuando un diseñador se mete en la web de un famoso estudio de branding o diseño, pensando en que solamente el conoce ese estudio,
y le copia todos sus trabajos, o parte de ellos, luego los vende y se hace fotos boceteando esos trabajos cuando son puras copias que ya tenía captadas la noche anterior.

Muy conocidos son los casos de carteles de ferias y fiestas típicas como carnavales donde se han plagiado diseños hasta el punto de lo irrazonable, porque resulta que las
personas que hacen esto viven tan aisladas en su mundo interior que piensan, insisto, en que los demás no tenemos internet o no conocemos esos grandes estudios
de donde sacan sus ideas.

En la web de www.paredro.com tienes diez casos de plagios en publicidad donde aparecen algunos que son auténticos despropósitos.
https://www.paredro.com/10-casos-de-plagio-carteles-logos-e-ilustraciones/
En el siguiente enlace también puedes ver una selección de logotipos plagiados:
http://cronicas.ugmex.edu.mx/index.php/enterate/992-logotipos-plagiados 

Y es que todo esto vuelve de nuevo al principio, cuando un “no profesional” te hace un trabajo de diseño, raramente ese trabajo tendrá realizado un estudio mínimo de
adaptación de la marca, de identidad propia, de ideas originales aunque no sean las mejores del mundo, etc… pudiendo estar copiado de otros trabajos y a su vez mal copiados.
Eso en el caso de los no profesionales, pero en el caso de los que se hacen llamarse diseñadores, ya sea por que han estudiado esta disciplina o por que la vocación es innata,
todo esto es mucho peor, ya que no solo están fastidiando a su cliente vendiéndoles algo que es una copia de otro trabajo si no que están manchando esta tan digna profesión.

Al final, afortunadamente, este tipo de personas son descubiertas y terminan siendo conocidas por este tipo de acciones, ya que repito, internet tenemos todos, y puede que
una persona ajena al mundo del diseño no llegue a una librería concreta de Shutterstock pero los que si vivimos pegados a internet diariamente, navegamos en el y seguimos
a diseñadores o estudios destacados tarde o temprano nos damos cuenta.

Así que, como siempre digo, recurre a profesionales, a creativos que por disciplina y honor propio, además de dignidad, te harán un buen estudio de tu caso concreto,
estudiando tus necesidades, tu competencia, tu actual marca en el caso de que necesites un cambio de identidad y así ver como esta debe actualizarse y que te presente un
dossier con todo esto argumentado y demostrando que su trabajo, aunque no sea algo del nivel de la invención de la rueda, está justificado y es original.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies